Images

 

imagen_blogA más de alguna le habrá pasado. Tuve a mi guagua 20 días con diarrea…sí 20 días, 3 fines de semana completos, un sin fin de panoramas embarrados (por no usar la frase en buen chileno que estás pensando en este momento) y una cantidad de rollos que me pasé infinitos. Pensé que tenía desde las enfermedades más catastróficas hasta un virus.

Fue en esa desesperación (y en esos 4 cambios de ropa diarios) que reparé en un detalle. Todos los bodies Opaline tienen la parte de la cabecita con un especie de apertura extra que nunca, con ninguno de mis hijos anteriores, había significado alguna utilidad…hasta ahora.

 

Fíjense ustedes (y esto a modo de dato) que descubrí que esa apertura es para sacarle el body hacia abajo, sin correr el riesgo de que todo lo que “sobresalía” del pañal ensuciara más a mi guagua.

 

Sentí casi que descubría la pólvora! El mejor invento de la historia del mundo! Permitiía que la suciedad del pañal no se esparciera a la guatita, a la espalda, a los hombros y a que además su cabecita no quedara con restos y aunque igual lo metía bajo el chorro el agua cada vez que lo mudaba, al menos el cambio de ropa no era 4 veces al día, si no que sólo body.

 

La utilidad es gigante. Se saca un bracito, luego el otro y listo! Body afuera, guagua limpia y potito listo para ser lavado.

 

Sinceramente no sé cómo en cinco años de madre nunca, pero nunca me pregunté en la utilidad de esos pliegues en los bodies!

 

El origen de la enfermedad nunca lo supe, lo que sí aprendí es que los genios inventores de los bodies de guagua eran cerebros adelantados!   

Un dato útil, cortito y que espero les tanto como a mi!