Tag Archives: Opaline

Mi Hijo No Quiere Comer ¿Y el tuyo?

¡Mi hijo no quiere comer!

Que nuestros hijos coman no siempre es sencillo, si bien hay niños que desde la primera comida a los 6 meses demuestran un gran apetito hay otros que simplemente la rechazan y nos lleva meses lograr darle su sopa y postre, pero no te desesperes porque en general con mucha paciencia se logra.

El mayor problema viene después, a medida que van creciendo vamos viendo también como se vuelven mas selectivo y nos demuestran los alimentos que les agradan y nos dejan muy claro los que no les gustan.

Como papás queremos que nuestros hijos se coman todo, pareciera que un plato vacío es la satisfacción que estamos buscando; conozco varias mamas que recién en ese momento de la comida se relajan y no las culpo, entendamos que los que tenemos entre 25 y 40 años fuimos criados cuando en nuestro país la desnutrición infantil era lo que afectaba a los niños, por ende nos criaron con la frase “gordito sanito”.

El mayor problema está entonces en el ambiente que generamos a la hora de comer, es común que todavía algunos papas obliguen a sus hijos a comer, lo que genera angustia y sufrimiento no sólo en el menor, si no también en todo el entorno de la familia, transformando el momentos de las comidas en la hora más temida del día.

¿Qué debemos hacer? Aquí les dejo algunos consejos

  1. ¿Realmente no come? Es bueno que evaluemos detalladamente lo que está pasando, muchas veces al almuerzo y/o cena no comen su comida pero reciben snacks durante el día y por supuesto que el niño preferirá una golosina antes de un plato de lentejas. Registra todo lo que come tu hijo en un dÍa, idealmente lo puedas hacer el fin de semana para asegurarte que no falte nada y evalúa los resultados al finalizar el día.
  1. Porciones adecuadas: Se ha estudiado que los padres suelen entregarle a los niños porciones más grandes que las que a ellos les corresponden, y por ende querer ver ese plato vacío no será lo adecuado. Mi recomendación es consultar las porciones exactas con su Pediatra ya que dependerás no solo de la edad de tu hijo, también de su estado nutricional las cantidades que debe comer diariamente.
  1. Descartar alergias: Cada día vemos más niños que padecen alergias alimentarias, en este caso debemos estar atentos a que si el niño prueba un alimento y este le causa dolor, hinchazón u otro síntoma podríamos estar frente a alguna alergia alimentaria y debemos consultar con su pediatra. Lo importante es que tengamos en cuenta que, en la mayoría de los casos que los niños no comen, simplemente es por gusto. Al igual que lo hacemos los adultos.
  1. Comidas entretenidas: Los niños necesitan estimulación y eso incluye la hora de la comida, pero ojo cuando digo estimularon me refiero a que la comida sea atractiva, no a que lo hipnoticemos viendo TV.

Los colores y formas distintas en su plato lo incendiaran a probar nuevos alimentos y recuerda que formar buenos hábitos alimentarios lleva bastante tiempo y necesitamos paciencia, no todos los días resultarán como queremos pero no por eso estará todo perdido. Sigue adelante y no olvides que siempre su Pediatra o Nutricionista tratante podrá ayudarte a descartar cualquier otra complicación que pudiese haber.

Un abrazo

Rocío Suárez Eytel

Nutricionista

Magister en Nutrición y Alimentación, Universidad de Barcelona.

http://nutricionistarociosuarez.cl/

 

Guaguas de Alta Demanda

Josepepe, hijo de Daniela.Escribo este post con un cargo de conciencia gigante y gran desconcierto. Mi guagua de 9 meses juega tranquilo, sólo y bajo la supervisión, sólo supervisión, de su papá que lo acompaña. ¿Qué tiene de malo, se preguntarán ustedes? Nada, claro, pero a mi me da pica, rabia no pero si pica porque mi José Pedro llora todo el día cuando está conmigo. Pensarán que exagero ¡pero les juro que no!

Soy de la firme idea de no dejar llorar nunca a las guaguas. Cuando nació, llegando de la clínica, me lo metí adentro de una polera con fular incorporado. De ahí lo pasé a la ergo baby y así lo acarree por todos lados conmigo sin mayor problema, hasta hace una semanas.

José Pedro tiene 9 meses. Yo trabajo en distintas cosas y hay momentos en los que necesito estar sola…por ejemplo, tengo que escribir en el computador y ya no lo puedo hacer con el enano en fular ni menos en mis piernas porque obviamente se adueñaría del teclado. Ahí viene mi gran drama;: Josepe llora, llora y llora hasta que lo tomo. Me ve y chilla, lo tomó y se ríe y así en una repetición constante que temo me termine llevando directo al Peral.

He tenido minutos dramáticos, como las idas semanales a la Teletón. Cuando me voy en metro, no hay problema, nos vamos abrazados y felices, pero si voy en auto, uffff dramón!!! El trayecto me toma en auto como 45 minutos. Lo meto al huevo y parte el llanterío, hasta que llegamos al mismísimo centro en Alameda. Lo bajo del huevo y me mira con su cara de amor volviendo automáticamente a ser la guaguita más rica del mundo, pero yo no. En cada llanto pienso en sus niveles de cortisol elevados, en la angustia de la separación, en que va a sentir que no lo quiero por que no lo tomo y me desespero! Juro que no exagero…una vez viajé de Santiago a Viña sola con mis tres enanos, los mayores de 4 y 3 años y yo manejando. Todo bien, feliz yo como única adulta responsable hasta que el más chico empezó a llorar en la costanera y no paró hasta que llegamos a  5 norte con 4 poniente. Yo lloraba de angustia y sus hermanos ya no sabían que canción más inventar para que el chico no tuviera tanta pena.

El asunto me preocupa harto. Mis hijos preguntan que por qué su hermano llora todo el rato cuando está conmigo y es independiente y feliz cuando está con el papá y yo de verdad no sé qué responder…No he hecho nada más que tomarlo en brazos cada vez que lo necesita y puedo hacerlo, no entiendo por qué, se los juro!

¡Tener una guaguita de alta demanda no es fácil! ¿Les ha pasado? Qué hacen? ¿Podrá la seca Varinia Signorelli ayudarnos?

Opaline y yo

“He llegado a pensar que a lo mejor mientras duerme sueña con las historias de los ocho ocupantes que descansaron antes en su cuna Opaline”

Daniela Aguilera y sus 3 hijos.

Daniela Aguilera y sus 3 hijos.

No se si era Parque Arauco o Muricy, pero tengo muy claro el recuerdo de esa tienda en el segundo piso muy cerca de la entrada con muñecos gigantes colgando del techo, un poco flotando, sábanas, cunas, muebles de guagua. En esa tienda, Opaline, mi mamá había comprado el corral donde mi hermano dormía, jugaba y se trataba de parar. Ahí mismo había comprado sábanas, velos, ropa de cama y todo lo necesario para guaguas, porque no existía ningún lugar donde hubiesen más expertos en guaguas dispuestos a ayudar en todo.

Pasaron los años y me tocó a mi. Tenía 29, nació mi primer hijo y mi suegra me ofreció su cuna. Me pareció lindo que mi guagua durmiera en algo más que un mueble, acá había una historia. Por ella habían pasado sus hijos (mis cuñados hoy veinteañeros) y mis dos sobrinos. Mi Toti fue el quinto, después vino mi sobrino ahijado, de ahí mi segunda hija, la siguió su prima y ahora la ocupa mi conchito Josepe. A él ya lo van a conocer. Antes quiero detenerme más en la cuna.

Has leído de esas cunas de colecho que permiten que la mamá y la guagua estén muy muy cerca el uno y el otro? Están de moda hace poco tiempo y facilitan el dar papa, el estar a la misma altura de la carita de la guagua y fomentan el apego, casi como si el pollito estuviera durmiendo con uno en la misma cama. Bueno, les cuento que Opaline lo hizo antes. La cuna de mi suegra es de colecho, tiene un colchón como tejido exquisito, una baranda que se regula y es del tamaño perfecto para no molestar. Cabe justo al lado de la cama, tiene rueditas y la guagua aguanta perfecto hasta el año o hasta que se empiece a parar. Lo impresionante es que después de 9 guaguas sigue estando estoica, perfecta y dispuesta para que llegue un 10 morador entre sus barrotes…lo máximo la cunita Opaline!!!

De mi Josepe, les cuento que es un guaguito especial, maravilloso, inquieto y malulo de 7 meses. Nació con una malformación congénita en su brazo izquierdo que nos tomó de sorpresa cuando nació, pero que estoy segura le da más fuerza para demostrarnos día a día lo inteligente y hábil y sabio que es…he llegado a pensar que a lo mejor mientras duerme sueña con las historias de los ocho ocupantes que descansaron antes en su cuna Opaline.