Dato para mamá Opaline: ¿Por qué los niños mienten?

niño que miente

Mi hijo mayor tiene 5 años y es un niño delicioso, tranquilo, juguetón, normal a los de su edad. Le encanta jugar con los super hérores (creo que es el periodo más agotador) ya que están todo el día pensando y viviendo como tal.

Además está empezando a decir ciertas “mentiras” que me imagino son clásicas de la edad. Cuando llamo a la casa desde la oficina y le pregunto si se comió toda la comida siempre me dice que sí, cuando en verdad dejó casi todo. Y así cuando inventa cosas que le pasan y que no son verdad. Creo que está empezando la edad de la creatividad y la imaginación a full, pero cómo enseñarles cuando pasan de la fantasía a la mentira?

El otro día me llamaron del colegio para avisarme que un niño lo había mordido en el brazo y le dejó una marca, pero que él lo había provocado porque le pegó con el spiderman que llevó escondido en la mochila, sin que yo supiera (el colegio tiene prohibido que los niños lleven ciertos juguetes de la casa porque provoca peleas, celos, etc.). Cuando llego a la casa y le pregunto, como todos los días, cómo le fue en el colegio, él me contesta que todo bien y yo tratando de que me cuente, le digo, ¿qué te pasó en el brazo? ¿Por qué tienes esa marca? Y me contestó que se había caído y se había pegado. Le digo que la mamá siempre sabe todo, que tiene informantes en todos lados y que a ella nunca se le miente. Le pregunto de nuevo qué le pasó y se puso a llorar contándome lo que realmente habría sucedido. Lo abracé y le dije que eso no se hacía, pero lo que importaba en ese momento era que entendiera que tiene que decir la verdad siempre, aunque sea algo bueno o malo.

medication plavixgeneric plavixbuy viagrabuy accutanegeneric cialishttp://cialisgeneric-pharmacy.com/viagrapropecia worth itaccutane onlinepegado. Le digo que la mamá siempre sabe todo, que tiene informantes en todos lados y que a ella nunca se le miente. Le pregunto de nuevo qué le pasó y se puso a llorar contándome lo que realmente habría sucedido. Lo abracé y le dije que eso no se hacía, pero lo que importaba en ese momento era que entendiera que tiene que decir la verdad siempre sea algo bueno o malo.

Creo que es importante hablar con nuestros cachorros y desde chiquititos inculcarles los valores de la verdad y la honestidad. Todos mentimos cuando niños alguna vez, otros más otros menos, pero lo importante es que sepan entender el por qué de la mentira. Quizás si lo hace seguido, es porque algo lo atormenta y nos está dando una señal de alerta que no podemos obviar.

Aquí les dejo una pauta para que podemos emplear con nuestros hijos:

– Dar ejemplo: Es difícil pedirle que no mienta si nosotros lo hacemos de forma habitual. Frases tan comunes como decir “Si me llaman por teléfono, di que no estoy”, pueden confundir al niño si luego le recriminamos por decir él algo parecido.

– Crear un clima de confianza que le sirva para tener la seguridad de que puede contarnos todo con tranquilidad y sin miedo.

– Explicarle claramente la diferencia entre la verdad y la mentira. Esto es especialmente importante en edades tempranas, donde, además, ajustaremos la explicación a su edad.

– Felicitarle cuando nos diga la verdad, especialmente si la misma conlleva riesgo de ser castigado. Por supuesto, si ha actuado mal y nos lo confiesa sin mentir no significa que no le debamos castigar, sino que separaremos claramente lo que es un comportamiento inadecuado por su parte de lo que el niño significa para nosotros: le queremos por sí mismo, no por sus actos.

– No reaccionar de forma desproporcionada cuando mienta, siendo preferible reprenderle o comentar lo ocurrido en privado que hacerlo en público.

– Explicar claramente lo que esperamos en cuanto a cumplir normas y los beneficios que conlleva. Ello le permitirá entender bien la relación entre conducta y consecuencias.

– Fomentar oportunidades para que actúe de forma sincera. Nosotros confiamos en ellos pero deben ser honestos con nosotros.

– Guardar proporcionalidad entre la conducta y sus consecuencias. Tan inadecuado es castigar excesivamente una conducta errónea como premiar sobremanera una positiva.

– La mentira no siempre hay que castigarla; a veces es más positivo saber sus razones para mentir, de tal forma que podamos actuar para que comprenda lo valioso de la sinceridad. Aumentará nuestra confianza y al mismo tiempo su libertad y autonomía.

– Liberarse de actitudes neuróticas. Muchas veces reaccionamos con ansiedad ante la simple posibilidad de la mentira: “¿Habrá dicho o no la verdad?” Y cuando la mentira es descubierta, entonces se acosa al niño, se multiplican las preguntas y los interrogatorios, y, haciendo gala de una gran desconfianza, ya no se le cree, aunque diga la verdad.

*Fuente: www.todopapas.com/ninos/psicologia-infantil

Lili Orellana

Periodista, mamá y creadora del blog

www.cachorrofurioso.com 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>