Bebé Opaline: Algunos consejos para la etapa de la dentición

pascual cochayuyo

Me imagino que a nadie le gusta el cochayuyo, o quizás a muy pocas. A mí por lo menos nunca me gustó, sin embargo, eso no es lo que importa ahora. Más allá que lo encontremos rico, o que tenga o no buen sabor, les quiero contar sobre los beneficios de esta alga marina, sobre todo durante el periodo dentario que viven los más pequeños.

Hay bebés que nacen con dientes, hay algunos que les salen a los siete meses y otros ya pasado el año. A mi primer hijo le salió su primer diente a los seis meses, y a la segunda a los ocho, pero un par de meses antes empezaron a salivar en exceso y tener muchas molestias, se metían los dedos, chupaban todo, y Pascual sobre todo lloraba con desesperación. Tenía sus encías rojitas, hinchadas, y yo le daba gomitas para morder, le ponía anestésicos bucales (que hoy hay algunos que están prohibidos), cosas frías y nada.

Hasta que un día fui a comprar cochayuyo, ya que varias personas que les comentaba este tema de los dientes me decían: “dale una varita para que muerda”.  Y santo remedio!!! Funcionó a la primera y hasta le quedó gustando.

El cochayuyo una vez secado al sol se pone duro y los bebés al mascarlo raspan la zona de las encías, lo que les ayuda a aliviar la parte afectada. Una vez que se pone blando y por más que lo masquen no lo van a poder romper, ya que se pone medio chicloso, lo que es bueno, ya que a esa edad nuestro gran temor es que se vayan a atorar con algo.

Pero lo más importante de todo es que tiene una gran cantidad de propiedades, principalmente su aporte de yodo, que ayuda al buen funcionamiento de la hormona de la tiroides, al metabolismo, la quema de grasas excesivas del organismo, además de cuidar uñas, cabello y dientes. Tiene un alto aporte de fibras, calcio, magnesio, proteínas, potasio, sodio y hierro, entre otros elementos.

El período dentario de los niños dura hasta los cuatro años y hay algunos que se lo sufren todo y otros que pasan sin pena ni gloria. Para el primer caso les full recomiendo el cochayuyo y para el segundo también, ya que tiene excelentes propiedades para el desarrollo nuestros cachorritos.

Si no les funciona el cochayuyo o quieren probar otras alternativas, también existe el collar de ámbar que tiene propiedades antiflamatorias al calentarse las pelotitas de ámbar con la temperatura corporal del bebé. Están también los remedios naturales como el jarabe Calmatol hecho a base de hierbas, que ayuda también a reducir la inflamación y calmar a nuestro bebé. Los cepillos de dientes de goma también son una buena alternativa y finalmente los mordedores (hay de varios tipos), pero los que se pueden congelar entregan más alivio al momento de usarlos.

Lili Orellana

Periodista, mamá y creadora del blog

www.cachorrofurioso.com 

www.opaline.cl

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>