Monthly Archives: Julio 2017

¿Algo más natural que el amor de madre?

IMG_9491

Hay algunas cosas que son más naturales que otras, está claro. Hace pocos días me preguntaron qué se sentía ser madre y la verdad es que no pude explicar con palabras, tuve que pasar a los gestos a apretarme el corazón y la guata. La palabra hablada no es natural, la maternidad sí.

Trata de explicar, con palabras, qué es ser madre sin usar gestos ¿puedes?. Seguramente no. Porque es demasiado visceral, mamífero, no mediado por la razón, “de guata” como se dice comúnmente. Aunque cada mujeres es un universo diferente podemos convenir que no hay relación más innata que la que se establece con nuestra cría, con nuestra guagua.

La relación con nuestros hijos es tan de cuerpo porque parte ahí y continúa ahí: brazos, abrazos, juegos, cosquillas, cariño, limpieza, cuidado. La relación con nuestra guagua es tan de piel porque pone en juego todo el extenso órgano que es la piel, para así recepcionar los estímulos del medio que me rodean y madurar neurológicamente.

La piel de la guagua está abierta a recibir las sensaciones corporales, las sensaciones táctiles que ayudarán al desarrollo cerebral, lo propiciarán en un ambiente adecuado. Por eso es natural para nosotras tocar suavemente y rodear al recién nacido de telas suaves y mantitas que lo mantengan confortable.

Nadie nos explicó a ciencia cierta como se acaricia a una guagua, nadie nos enseñó detalles,  pero lo hacemos a la perfección porque es natural. Es curioso que ser madre sea tanto de instinto y que busquemos tantos manuales y leamos tantos libros para intentar hacerlo bien. Es curioso que ser madre sea tan natural, pero que escuchemos tantos consejos y muchas veces nos dejemos llevar por esos.

¿No será mejor dejarnos llevar por lo que es natural? ¿seguir nuestro instinto y movernos según lo que indique visceralmente nuestro cuerpo que sabe bien de las necesidades de nuestras guaguas? Yo creo que sí, creo debemos confiar más en eso natural que somos y que se potencia con la maternidad. Creo que debemos escuchar menos y sentir más. Nuestro cuerpo sabe.

Es natural que nuestro cuerpo esté preparado para satisfacer las necesidades de nuestra guagua y es natural también que los niños pidan lo que necesitan, entonces le da pistas a nuestro cuerpo de cómo deberíamos actuar. Basta seguir las señales entonces, satisfacer las necesidades infantiles sin compararnos porque todos los niños son distintos también, con diferentes ritmos y necesidades.

Todos los niños necesitan a su mamá al natural y amarlos es natural para nosotras.

 

Varinia Signorelli

Psicóloga Clínica

www.supermadre.net

Vacaciones entretenidas, ricas y saludables

Captura de pantalla 2017-07-17 a las 11.25.21

 

Llegaron las esperadas vacaciones de invierno, pero seamos sinceras, para muchas mamás que debemos seguir trabajando se presentan como todo un desafío, y es que a diferencia de las vacaciones de verano aquí los días fríos y lluviosos hacen que muchas veces el panorama sea dentro de la casa lo que se puede traducir en poca actividad física y mucha ansiedad.

 

De hecho, en las vacaciones de invierno vemos que los niños en etapa escolar suelen aumentar un poco de peso ya que no respetan sus horarios, comen a deshoras y como dijimos antes además se mueven menos.

 

¿Qué hacer? Pone atención a los siguientes consejos:

 

  1. Flexibilizar pero sin perder los hábitos:

Por ejemplo, podemos extender un poco (30 minutos) el horario para ir a acostarse, pero no mas que eso, ya que los horarios de dormir son un hábito que lleva tiempo generarlo y es necesario para la correcta salud de nuestros hijos.

Lo mismo pasa con los horarios de comida, podemos atrasarlos o adelantarlos un poco pero siempre respetando el desayuno, almuerzo, colación pm y cena como mínimo.

 

  1. Límita la tecnología:

Si bien hace algunos años decimos que se debía restringir las horas frente a la TV hoy tenemos que sumarle computador, tablet y smartphones.

En niños de 2 a 3 años se espera que no estén expuesto a “pantallas” por más de 1 hora al día, y sobre los 3 años un máximo de 2 horas; pero siempre siendo supervisado el contenido por un adulto.

 

  1. Alimentación entretenida para crear buenos hábitos:

Las vacaciones de invierno pueden ser un buen momento para trabajar buenos hábitos alimentarios en tus hijos.

Trata de comer junto con ellos, e idealmente incorporados a las actividades como ir al supermercado y cocinar, así saldrán de la casa y además de distraerse se involucrarán en todo el proceso.

Además para que la ansiedad no los haga llegar con mas hambre a cada horario puede ser una buena opción tener snack saludables en la casa, como fruta picada, o estas galletas de choco avena que de seguro les van a encantar

 

Galletas choco avena – 10 unidades

Ingredientes:

1 taza Harina de avena (solo debes moler la avena en una procesadora o licuadora)

1 Huevo grande

2 cucharadas Azúcar de coco o azúcar de caña orgánica*

1 cucharada Cacao en polvo sin azúcar

1 cucharadita Polvos de hornear

1/2 taza o 50 gramos Cobertura chocolate alto en cacao

*Niños menores de 6 años no deben ocupar endulzantes excepto que su médico o nutricionista lo indiquen por un estado nutricional de exceso de peso o alguna patología especial.

 

Preparación:

  1. Batir el huevo junto con el azúcar de coco, polvos de hornear y cacao en polvo.
  2. Agregar la cobertura de chocolate previamente derretida a baño maria (deja que enfrie un poco antes de agregarla)
  3. Agregar la harina de avena y mezclar muy bien con una cuchara, va a quedar una mezcla pegajosa pero manejable.
  4. Con una cuchara sacar un poco de la mezcla, hacer una bolita y luego aplastar.
  5. Poner sobre lámina de silicona y llevar al horno precalentado a 180ºC por entre 10 a 15 minutos
  6. Sacar del horno y dejar enfriar antes de servir.

 

IMG_6456

No dejes de probar esta receta, prepáralas con tus hijos y cuéntanos cómo te quedan.

 

Rocío Suárez Eytel

Nutricionista