Monthly Archives: Mayo 2017

Sobrepeso y Obesidad Infantil, prevenir es tarea de todos

 

imagen_blog

Ser mamas no es una tarea fácil, mientras escribo esto muevo con el pie la silla nido de mi hijo de 2 meses y le pido a la mayor que por unos minutos no hable tan fuerte para que su hermano logre quedarse dormido.

En esta difícil tarea de ser mamas siempre existen cuestionamientos de cómo lo estamos haciendo, y una de las preocupaciones que más a menudo se repiten son en torno a la alimentación infantil, ¿estará comiendo poco? ¿estará alimentandose bien? ¿será necesario que le de un poco más de comida?… siempre con el miedo de que nuestros hijos estén comiendo poco.

No es extraño que existan estas dudas, las mujeres entre 25 y 40 años fuimos criadas en una época donde la desnutrición infantil era uno de los principales problemas de salud publica en nuestro país, por lo que comer harto, repetirse un plato o estar gordito y coloradito eran signo de buena salud.

Esto nos llevo a la situación que probablemente ya conocen, en Chile el 26% de los alumnos entre 5 y 7 años tiene sobrepeso y el 24% tiene obesidad, en resumen la mitad de nuestros niños tienen exceso de peso!

Tenemos que hacer algo, no podemos seguir criando niños con exceso de peso y esperando que llegue el clsico “estirón” y solucione esto, ya se ha visto que la mayoría de los niños con exceso de peso tienden a ser obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, algunos tipos de cáncer y enfermedades osteoarticulares; sin olvidar la salud mental que también se ve afectada.

Entonces, ¿cómo podemos prevenir la obesidad infantil?

  1. Evaluación profesional: olvídate si la abuelita, vecina o comadre te dicen que está muy flaquito, la percepción del peso infantil suele estar distorsionada. Incluso tu percepción puede estar equivocada, sabias que el 26% de las madres de niños con obesidad los ve normales y el 10% incluso enflaquecidos?

Por eso debe ser siempre el Pediatra o Nutricionista quien a través de la evaluación nutricional entregue un diagnóstico.

  1. Familia y entorno como ejemplo: dar el ejemplo es la mejor manera de enseñar a nuestros hijos a tener una alimentación saludable, siéntate con ellos a comer y demuéstrales que las comidas son un espacio familiar de agrado… lo sé, suena más fácil, de lo que realmente es por lo que te aconsejo empezar por:
  • Tanto en el almuerzo como la cena comiencen comiendo la ensalada y una vez que la hayan terminado pasen al plato de fondo.
  • Tomen agua, que tus hijos te vean tomando agua hará que quieran imitarte, ademas los niños sienten mucha sed y debemos aprovechar eso.
  • Muévase, salgan a pasear (a un parque, no al mall) y valoren el ejercicio como una actividad familiar
  1. Horarios: establece y mantén claramente los horarios de comidas, pero permite flexibilidad para que el reloj no transforme la comida en un suplicio. En medio de un juego, podemos dar tiempo a terminar y explicar que luego podrá continuarlo.
  1. Planificar: una vez a la semana organiza las comidas y compras que debas hacer, pero siempre trata de integrarlos, cuéntale que estas pensando en las comidas que harán en la semana y que ellos te puedan dar ideas.

A grandes rasgos un niño o niña de entre 2 a 5 años deberá consumir diariamente:

Alimentos Cantidad diaria ¿Cuánto es una porción?
Pan, cereales y papas 2 a 3 porciones •  1/2 marraqueta o 1 rebanada pan molde integral

•  1/2 taza de arroz, fideos o papas cocidas.

•  1/2 taza de choclo, habas o arvejas frescas

Verdura 2 a 3 porciones •  1 taza de verduras verdes

•  1/2 taza de zanahoria, betarraga, zapallo o tomate.

Frutas 2 porciones •  1 unidad de las de tamaño regular

•  2 unidades de las pequeñas como duraznos, kiwis, damascos o ciruelas.

Pescado, carne y huevos 1 a 2 porciones •  1 presa chica de pescado           (no frito)

•  1 presa chica de pollo o pavo sin piel

•  1 bistec chico de carne vacuno sin grasa a la plancha

•  1 huevo

•  3/4 taza legumbre

Lácteos 3 porciones •  1 yogurt

•  1 taza leche (200 cc)

•  1 rebanada de queso bajo en grasa

•  1 trozo quesillo de 3 x 3 cm

•  2 cucharaditas de ricotta

Aceite Oliva 1 porción •  2 cucharaditas

No dejes pasar el tiempo, enseñar hábitos de vida sana es el mejor regalo que puedes darle a tus hijos.

 

Un abrazo!

Rocío Suárez Eytel

Nutricionista

 

El legado de una madre

IMG_6622

La capacidad de tener hijos tiene relación con la fertilidad propia de las mujeres. El instinto materno no tiene que ver con la fertilidad, tiene que ver con reconocer a un recién nacido como “hijo” y de ser capaz de proporcionarle cuidado, amparo, sostén, alimentación. Para esto tiene que tener a su hijo enfrente y “sentirlo”. Tiene que ver con ser capaz de sintonizarse con el recién nacido de manera de reconocer sus necesidades, responder a ellas y brindarle satisfacción. Una madre para poder cumplir a cabalidad su función materna, no requiere “ayuda con la guagua” (como se cree) necesita ayuda con las otras cosas, con lo que está fuera de la diada madre-hijo (labores de la casa, trabajo, otros hijos, etc) y fundamentalmente la contención de terceros: pareja, padres, etc. Solamente si está contenida podrá contener a su hijo, solamente si alguna vez fue amada y contenida cuando niña va a poder replicar estas condiciones en su propia función materna. Desde esta visión el instinto materno no es una “virtud universal”. Da la impresión que el instinto materno trae el chip de la incondicionalidad, lamentablemente sociedad es quién moldea a posteriori y no nos permite serlo en lo cotidiano  o por lo menos no tantas veces como queremos.

El ser madre en ocasiones, y para algunas mujeres, es incompatible con cumplir otros roles, con trabajar fuera de casa o con estudios. Para otras en cambio, es necesario tener otros roles que cumplir para poder sentirse contentas consigo mismas y, por lo mismo, ser mejores madres. No hay recetas, no debemos culparnos, cada una debe buscar la forma adecuada para cumplir esta función, dependiendo de las necesidades de nuestro hijo y del rol que nos ha tocado cumplir. Es importante que las personas comprendan que una madre necesita sentirse contenida (cuidada, querida, respetada) para poder hacerse cargo de un recién nacido. Acá cobra real importancia la pareja, los amigos, los abuelos, otras mujeres que sean significativas para ella, etc.

Ser madre, el instinto materno y el lazo con los hijos es algo que no se puede explicar claramente con palabras, implica sensaciones físicas, viscerales. Creo que cada vez con más fuerza, las mujeres que no son madres, son capaces de empatizar con las que lo son. Las mujeres necesitamos de las mujeres para reafirmar ciertos aspectos emocionales, cada vez las mujeres se están uniendo más en torno a conocerse y reconocerse entre ellas, hay más respeto, más espacio en conjunto, más que en antaño. Esto nos ha permitido un conocimiento y la capacidad de compartir vivencias. Las mujeres que no son madres son capaces de ponerse en el lugar de las que sí y comprenderse.

Se agradece el reconocimiento de terceros porque, fundamentalmente, todos estamos acá gracias a la función materna. Cada uno es un recién nacido que sobrevivió (el ser humano es el único mamífero que necesita de otro para sobrevivir), esto implica que hubo una madreo alguien que hizo las veces de. El reconocer a la madre es reconocer a todas las que potencialmente lo son en nuestro entorno, es necesario.

Hay muchos mitos, acerca de la edad, del momento perfecto para ser madre, mitos sobre el parto, mitos sobre la lactancia, sobre el desarrollo y los cuidados de los niños. Sin embargo, el mito más presente es que podremos actuar sin considerar a la madre que tuvimos, la madre que internalizamos (sus cuidados, castigos y faltas) será fundamental para desarrollarnos, luego, como madres. Es importante reencontrarnos con la niña que fuimos, con sus miedos,

La gente suele decir algo así como “los hijos son prestados” da la impresión que saben bien a qué se refieren con eso: que uno deja a los hijos/as en el mundo para que construyan la vida que a ellos les parezca, con las herramientas que les dimos y las carencias de lo que no fuimos capaces de dar. El atuendo de madre, en cambio, no es prestado, es un prisma por el que miras cada vez y a cada niño (porque nos recuerda a su madre y a la vez, la madre que somos). La madre trasciende a sus hijos, llega a sus nietos y bisnietos, es un actuar poderoso (ya que replicamos el modelo). Es por eso que es importante sostener a las madres y ayudarlas a cumplir este rol potente, ya que nos determina.

Un buen regalo para este día de las madres sería poder repasar la historia de cada hijo con su madre. Poder mirar los episodios de vida que han tenido juntos, las trabas que han tenido que sortear, los disgustos que se han hecho pasar, los buenos momentos y lo maravilloso heredado al hijo/a. Creo que para una madre, verse validada y reconocida por su hijo/a en episodios que pensaron imperceptibles o reconocida en esfuerzos que parecieron no notarse, hará que se sientan muy gratificadas.

Varinia Signorelli C.

Psicóloga Clínica

www.supermadre.net

Es de madre

 

imagen_blog (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es de madre sacarle fotos a los niños todo el día. Es de madre que te digan “Mamá para, no quiero más fotos, córtala” “mamá no grabes, no quiero, para”. Es de madre llegar a la pega con la cartera, querer sacar un lápiz y que salga un cascabel, un pañal, una muñeca, una muda de ropa y al final un crayon rosado mordisqueado con el que terminas anotando lo que necesitaba. Es de madre el que te pase algo bueno y le quieras contar a tu hija altiro, ya no más amigas, osea si, hay amigas, siempre las amigas son necesarias, pero la hija chica es la primera receptora de todo. Es de madre decir “mmmmm que rico, voy a ver series un ratito, abrazo a este gordo, le pongo el chupete… una vez se duerma, mi serie!!! y despertar a las 12 de la noche con el gordo dormido, paw patrol en la tele y control remoto perdido en la cama porque te dormiste antes de que lo hiciera el ser humano que pariste.

Es de madre escribir este post en un sillón de una clínica, mientras a tu hijo mayor le ponen 15 puntos en la boquita por una caída, el más chico quedó vomitando por un bicho en la guata en la casa de la mamá y la de al medio no entiende nada. Es de madre el saber que en 4 horas más, a las 7 de la mañana voy a estar al aire, haciendo el programa de radio como todos los días con la mejor de las sonrisas, porque apreté los dientes, me encomendé a todos los angelitos, a Jesús y a la Virgen y estoy segura de que cuando termine el turno en la radio, lo voy a ver bien, de buen ánimo. Es de madre saber que si los niños se enferman, no vas a tener licencia. Saber que si, Dios no lo quiera, tu hijo tiene Leucemia, vas a dejar de recibir tu sueldo y vas a tener que hacer malabares para seguir pagando las cuentas, y pagar además el tratamiento, y cumplir bien  con el resto de los niños. Es de madre saber que se puede, que con amor, todo se puede, porque sea como sea la maternidad es una pega dura pero gratificante, hermosa, nos da la posibilidad de aprender, de mejorar, de asombrarnos y ser mejores personas.

Hay mil maneras de ser mamá, con amigas que te necesitan, con una mascota de la que te preocupes, con la compañera de pega que está sola en la ciudad, con tus sobrinos, ahijados, con las guaguitas que esperan abrazos en distintas casas de adopción. Tengo la suerte y responsabilidad de ser mamá de tres, de trabajar todo el día, de sentir culpa y amor infinito y les quiero decir que este día de la madre no es sólo para nosotras, las mamás biológicas, si no que para todas las que nos sentimos madres. Querámosnos y Apoyémosnos en esta difícil y hermosa tarea.

Por Daniela Aguilera

Mi Hijo No Quiere Comer ¿Y el tuyo?

¡Mi hijo no quiere comer!

Que nuestros hijos coman no siempre es sencillo, si bien hay niños que desde la primera comida a los 6 meses demuestran un gran apetito hay otros que simplemente la rechazan y nos lleva meses lograr darle su sopa y postre, pero no te desesperes porque en general con mucha paciencia se logra.

El mayor problema viene después, a medida que van creciendo vamos viendo también como se vuelven mas selectivo y nos demuestran los alimentos que les agradan y nos dejan muy claro los que no les gustan.

Como papás queremos que nuestros hijos se coman todo, pareciera que un plato vacío es la satisfacción que estamos buscando; conozco varias mamas que recién en ese momento de la comida se relajan y no las culpo, entendamos que los que tenemos entre 25 y 40 años fuimos criados cuando en nuestro país la desnutrición infantil era lo que afectaba a los niños, por ende nos criaron con la frase “gordito sanito”.

El mayor problema está entonces en el ambiente que generamos a la hora de comer, es común que todavía algunos papas obliguen a sus hijos a comer, lo que genera angustia y sufrimiento no sólo en el menor, si no también en todo el entorno de la familia, transformando el momentos de las comidas en la hora más temida del día.

¿Qué debemos hacer? Aquí les dejo algunos consejos

  1. ¿Realmente no come? Es bueno que evaluemos detalladamente lo que está pasando, muchas veces al almuerzo y/o cena no comen su comida pero reciben snacks durante el día y por supuesto que el niño preferirá una golosina antes de un plato de lentejas. Registra todo lo que come tu hijo en un dÍa, idealmente lo puedas hacer el fin de semana para asegurarte que no falte nada y evalúa los resultados al finalizar el día.
  1. Porciones adecuadas: Se ha estudiado que los padres suelen entregarle a los niños porciones más grandes que las que a ellos les corresponden, y por ende querer ver ese plato vacío no será lo adecuado. Mi recomendación es consultar las porciones exactas con su Pediatra ya que dependerás no solo de la edad de tu hijo, también de su estado nutricional las cantidades que debe comer diariamente.
  1. Descartar alergias: Cada día vemos más niños que padecen alergias alimentarias, en este caso debemos estar atentos a que si el niño prueba un alimento y este le causa dolor, hinchazón u otro síntoma podríamos estar frente a alguna alergia alimentaria y debemos consultar con su pediatra. Lo importante es que tengamos en cuenta que, en la mayoría de los casos que los niños no comen, simplemente es por gusto. Al igual que lo hacemos los adultos.
  1. Comidas entretenidas: Los niños necesitan estimulación y eso incluye la hora de la comida, pero ojo cuando digo estimularon me refiero a que la comida sea atractiva, no a que lo hipnoticemos viendo TV.

Los colores y formas distintas en su plato lo incendiaran a probar nuevos alimentos y recuerda que formar buenos hábitos alimentarios lleva bastante tiempo y necesitamos paciencia, no todos los días resultarán como queremos pero no por eso estará todo perdido. Sigue adelante y no olvides que siempre su Pediatra o Nutricionista tratante podrá ayudarte a descartar cualquier otra complicación que pudiese haber.

Un abrazo

Rocío Suárez Eytel

Nutricionista

Magister en Nutrición y Alimentación, Universidad de Barcelona.

http://nutricionistarociosuarez.cl/