Monthly Archives: Marzo 2016

Datos para mamá Opaline: Los mejores libros para regalar a tus niños!

libros

Me encantan los libros y desde que son chicos mis niños he tratado de inculcarle el cariño y el gusto por ellos. Es tan así, que Pascual aprendió a leer sólo a los 4 años, de mirar las letras, de juntar sílabas, estimularlo y mirar las ilustraciones y dibujos. Creo que nada mejor que regalarle a un niño un libro, ya que como dice la frase “un niño que lee será un adulto que piensa”.

Hay tantos títulos y editoriales que quizás no sabemos cuál elegir. También entiendo que en nuestro país los libros son caros, pero existen alternativas gratuitas o de poco valor, como las bibliotecas en las municipalidades, en el metro (Bibliometro), incluso anda dado vuelta por ahí una cadena de Facebook donde si donas un libro te llegarán a tu casa 36 libros, siempre y cuando no rompas la cadena e invites a participar a otras personas también.

Incentivar la lectura en nuestros cachorros desde chiquititos es lo mejor que le podemos dejar como hábito, leerles cuentos y que ellos se vayan familiarizando con las letras, páginas, colores, etc. los ayudará para que en un futuro no les cueste tanto aprender a leer y estudiar.

En fin, alternativas hay, y como en la casa ya tenemos nuestra mini biblioteca he podido conocer varios títulos infantiles, bastante educativos, didácticos y prácticos, que además me han ayudado a explicarle a mis niños ciertas cosas y aprender otras también. He ido anotando los libros que más les han gustado a ellos, y aquí les dejo un pequeño ranking para que se entusiasmen y piensen que es un buen regalo para ellos.

Aquí les dejo los títulos que más le han gustado a mis cachorros!!!!

El Incríble Niño Comelibros (Oliver Jeffers): Cuenta la historia de Enrique, un niño al que le encantan los libros, pero no como a cualquier niño pueden gustarle. Un día, mientras tenía en una mano una paleta y en la otra un libro, Enrique, distraídamente, probó el libro. Notó que le gustaba, y aunque tenía sus dudas decidió comerse primero una palabra, luego una oración y, después, una página, luego de un par de días se había comido un libro entero.

Julieta y su caja de colores (Carlos Pellicer López): Una tarde lluviosa Julieta estrenó su caja de colores. Pronto empezó a divertirse mucho. Sentía que con ella podía ver en el papel lo que no tenía delante de sus ojos. Hasta pudo dibujar lo que había soñado. Saber pintar es saber decir cosas. Nunca tanta diversión había salido de una humilde caja de colores… Una verdadera lección de creatividad.

Cómo atrapar una estrella (Oliver Jeffers): Cada noche un pequeño mira las estrellas desde su habitación y sueña con tener una para él. Un día, encuentra la manera de atraparla.

Renata y su fiesta (Aline Pettersson): Renata ha organizado una fiesta de princesas. Ella, Hannah, el gato, el dragón, el osito y el conejo disfrutan de la música y un delicioso manjar hasta que, sin saber de dónde, llega un perro que amenaza con echar a perder la diversión.

¿Cómo es tu mamá? (Rosanela Álvarez): Este es uno libro de colección, es un relato donde los pequeños descubrirá los sentimientos de protección y ayuda en los animales. Aprenderá a que todas las madres son muy diferentes y especiales con sus crías.

Lili Orellana

Periodista, mamá y creadora del blog

www.cachorrofurioso.com 

www.opaline.cl

Datos para mamá Opaline: Tips para que el cambio de casa no afecte a nuestros pequeños

caja-de-envio-200x150x150-mm-en-paquetes-de-20-unidades_30

Sin duda una de las situaciones más estresantes en la vida de un adulto es un cambio de casa. Esto de desarmar lo que somos para volver a hacer encajar las piezas es un tremendo lío. Imagínense entonces cómo deben sentirse los niños, que están con nosotros y nos ven sufrir por los cambios: obviamente también se preocupan, se les desordena todo y hasta pueden estresarse. Pues bien, ¿cómo hacer para que no sea tan caótico?

Primer debemos entender que cambiarse de casa tiene que ver con dejar atrás una historia y comenzar a vivirla como recuerdos y eso debemos respetarlo, deben cerrar el ciclo: despedirse de los vecinos, de la verdulería del barrio y hasta dejarle dibujos, si quieren, a los abuelitos que tenían por vecinos. Así sentirán que están cerrando. Podemos hablar a que se debe hacer un duelo, corto y saludable.

Los adultos estamos acostumbrados a cambiarnos, tal vez sabemos racionalmente lo que implica y lo toleramos mejor al principio porque sabemos que tarde o temprano nos acomodamos, los niños no saben esto. Por eso nos necesitan cerca cuidando y haciéndolos sentir seguridad.

Entonces, considerando que estaremos afinando detalles y que los niños estarán viviendo su propio proceso,e s que debemos cuidar algunos aspectos para que estén tranquilos en el cambio de casa.

  1. Hacerlos parte del proceso, es básico e importante contarles que se producirá un cambio, no esperar hasta el último minuto ni planearlo en secreto, ya que los niños sabrán que algo está pasando y podrían angustiarse por no saber qué es. Debemos explicarles las razones y por sobre todo contestar todas sus dudas con la mayor siceridad.

 

  1. Entusiasmarlos con el cambio de casa,  todo cambio es bueno y debes creerlo, entusiasmarte con tu nueva meta para transmitir esta seguridad a los niños y se llenen de ganas de los nuevos aires y lugares por conocer. Dejarles claro las diferencias, novedades y nuevos espacios que se ocuparán apuntando a que es lo mejor para todos.

 

  1. Participación. Sin duda lo mejor es que te acompañen a mirar posibles casas o departamentos, que den la opinión o que les vayas contando sobre las opciones. Darles la posibilidad de elegir el lugar para poner la cama o juguetes y por supuesto que guarden sus cosas y se deshagan de lo que no usan. Este punto los empoderará y los hará activos del cambio. Nada peor que las cosas te pasen y no aportar ¿no?
  1. Hazlos parte del nuevo lugar. Trata Buscar actividades en el nuevo barrio, frecuentar espacios cercanos: plazas o negocios, generar lazos con vecinos o familiares cercanos ayudará en la integración y acomodación al nuevo lugar. Si deben cambiar de colegio, es importante que se los cuentes de antemano y que estén entusiasmados con el nuevo lugar también. Jamás tomarlos de sorpresa con este punto.
  1. Mantener una buena comunicación. Hacerles ver que es normal tener todo tipo de sentimientos frente al cambio y que pueden manifestarlos, de la misma manera que tú comentes lo que vas sintiendo y los hagas parte de tu propio proceso de cambio, esto hará que estén más abiertos y que se conecten sintiéndose, así, más apoyados.
  1. Mantener los lazos. Mantener el contacto con algunos aspectos de la casa anterior, ir a visitar amigos, recorrer plazas favoritas permitirá que el cambio de casa suma experiencia y no te quita lo que ya has conquistado como tuyo.

 

¿Quieres conocer más datos sobre la vida emocional y crianza de tu guagua?

Entonces no te pierdas los datos que voy a ir escribiendo en nuestro blog Opaline para que conozcas en profundidad lo que tu hijo necesita en cada etapa de la vida y así acompañar a todas las Mamá Opaline.

¿Tienes preguntas?

Puedes dejarnos tus dudas e inquietudes, acerca del desarrollo emocional de tu hijo o hija, bajo este post.

Además estaré conectada dos veces en el mes, para que conversemos de manera virtual sobre el desarrollo emocional de nuestros niños y niñas ¡Te espero!

Varinia Signorelli

Psicóloga Infantil & Femenina

www.supermadre.net