Los niños y el verano: ideas en vacaciones

fullsizerender-2

A los niños les encantan las vacaciones, todo confluye para que estén más abiertos y con ganas de jugar: el calor y la estimulación al aire libre es crucial.

Sin embargo, entretener a los niños en vacaciones suele ser un gran quiebra cabeza para nosotras las mamás. Si bien sabemos que aburrirse no es malo porque ayuda a generar creatividad y a usar la imaginación, muchas de nosotras querríamos mantenerlos ocupados para que puedan disfrutar de actividades que no pueden hacer el resto del año con tanta soltura debido a las rutinas que nos obligan muchas veces a ir a trabajar, dejarlos en el jardín o diversos eventos.

¿Cuáles son las mejores actividades para realizar en esta época?

Las que podemos realizar en conjunto y nos ayudan a mejorar el vinculo con los mas pequeños de la casa.

Primero que todo, es importante tener en claro que las actividades para los pequeños deben ser seguras, divertidas y educativas, porque son parte del desarrollo de sus habilidades de aprendizaje durante la etapa de niñez. La mayoría no son conscientes de los peligros en su zona de juego, es por eso que deben ser acompañados por un adulto.

Los niños suelen ser juguetones. Es durante este tiempo de desarrollo que empiezan a sentir curiosidad por las cosas que los rodean, una manera de ayudarles a explotar el aprendizaje y su cuerpo, es a través de actividades de movimiento:
1. Artes y oficios: actividades para los niños como arte y artesanía son muy populares; puedes colorear con él, pintar libros, esculturas en yeso, entre otras tantas actividades de este tipo que los ayudarán a mejorar sus habilidades visuales. Asegúrate de que los lápices, temperas o crayones no sean tóxicos.

2. Actividades al aire libre: jugar con las mangueras, con  bombas de agua y jugar con tierra; mejora su estructura ósea y fortalece su movilidad y la energía. Perseguir Mariposas y jugar a la pelota son actividades al aire libre muy populares.

3. Actividades en el interior: para los más pequeños, perseguir la luz de una linterna y agitar botellas con semillas son buenas opciones, y aumentaránla curiosidad del niño desde temprana edad.

4. Actividades de movimiento: como juegos de pelota, sube y baja y seguir al líder; son excelentes actividades para mantener a tu hijo en actividad física. Este tipo de tareas mejora la movilidad y la fuerza de los músculos, así como ayuda a canalizar su energía. También hay actividades de escalada que son apropiadas para un niño pequeño.

5. Aprendizaje divertido: actividades de aprendizaje para los niños constan de lavarse los dientes, cepillarse el pelo y otros productos de higiene personal que incluye la sensibilización sobre sus actividades personales. En este tipo de actividad no se debe insistir, hay que tratar de que a medida que van aprendiendo, puedan ir divirtiéndose, pues de esta manera lograrás el objetivo y los enseñarás a que sus debes y responsabilidades pueden ser entretenidas.

6. Juego de rol y teatro: instar a los más pequeños a actuar y preparar una mini obra para los padres, podrán disfrazarse, pintarse y crear diálogos divertidos. Estas actividades explotan su creatividad y ayudan a sentirse más seguros en sí mismos fomentando su autoestima.

 

¡Vivan las vacaciones!

 

Varinia Signorelli Creus.

 

Psicóloga

www.supermadre.net

Nuestros niños: fin de año

img_1771

Las fiestas de fin de año están muchas veces centradas en la familia y por ende, en los más pequeños de las casa. Buscamos que ellos lo pasen bien y disfruten. Con la navidad nos pasa que es más fácil motivar a los pequeños, pero ¿cómo hacerlo con el año nuevo?. Generalmente la temporalidad no está adquirida como tal, en los más pequeños, entonces ¿cómo hacerles comprender que termina el año?

Es sencillo, los niños son concretos por lo que te sugiero que partas el año con un calendario grande en un lugar visible, ahí escriban los deberes, los cumpleaños y, fundamentalmente, vayan tarjando o sacando, los días que pasan. Así poco a poco los niños irán incorporando el concepto de días, semanas, meses y años. Este nuevo año es perfecto para partir con esta actividad que sirve para estrechar nuestro vinculo con los niños y compartir de una manera diferente.

Todos los niños deberían tener un cierre de año conociendo cuales fueron sus mayores logros y virtudes. Así como nosotros cerramos con el balance y repasando nuestro mejores y peores momentos, claro que con ellos destacaremos lo positivo: lo buen amigo que son, lo generosos que suelen ser con sus hermanos, lo esforzados, o creativo, lo solidario, lo hábil, etc. Pero digámoslo. Los niños también necesitan que les digamos lo buenos que son. Sirve para motivarlos y para construir una adecuada autoestima.

Tal vez cena de año nuevo es el momento para hablarles y hacerles ver lo maravillosos que son. De la misma manera contémosle cuales son las metas familiares para este 2017 y en qué pueden ayudar para aportar a la familia. Es positivo para que se sientan parte de la familia y valiosos para ésta.

No importa cuan pequeño sea tu hijo, deberíamos hablarles claramente ya que nos entienden. Tener ritos familiares, tradiciones y costumbres nos distinguen. Construyamos las propias con nuestros pequeños y hagamos de estas fiestas de fin de año la oportunidad para unirnos más.

Varinia Signorelli.

www.supermadre.net

Feliz navidad

 

blog-imagen

 

Que tiempos estos pre navideños no? Uf…andamos todos corriendo, todos comprando, todos buscando buenas opciones para regalar, los patines que se agotaron, los juguetes de Trolls que ya no quedan, las zapatillas de baby que obvio están todas vendidas y el regalo de la amiga secreta, que francamente te importa poco pero ocupa mucho tiempo en pensar y decidir…y la verdad es que poco pensamos en que a quien esperamos es al niño Jesús y no al ¡regalo de moda!

Buscando, craneando ideas, llegué a una moda española que francamente me encantó: La regla de los 4 regalos. Se trata de que los niños escriban en sus cartas al viejito cuatro cosas:

1 para leer

1 para usar

1 que quieran

1 que necesiten

Así partí donde tíos, abuelos y les pedí por favor un regalo a cada niño y nada más. Mal me fue…los abuelos les habían comprado autos descapotables, motos, piscinas inflables, trajes para nadar debajo del agua y un sinfín de chucherías,  los tíos también ya se habían preocupado de los regalos, así que mi regla de los cuatro se me fue a las pailas.

Seguí pensando, pensando y llegué a la conclusión que el mejor regalo que se le puede dar a los niños son experiencias. Como ya no puedo hacer los cuatro regalos, decidí que con marido les haríamos un regalo a cada niño y una experiencia. Al mayor le encanta escalar cerros y hacer picnics, listo. La segunda disfruta ir a la plaza con el papá y decorando galletas, listo. Al chico no hay nada que le guste más que el agua, y como no tenemos piscina, nos vamos a manguerear abrazados, escapando en el patio de la puntería del hermano mayor, como a él le gusta.

El resto es nuestra tradición de pascua: Misa a las 8, comida familiar y de ahí a la cama. los grandes nos quedamos haciendo sobremesa mientras los chicos duermen y se preparan para el desayuno contundente del 25, abrir los regalos, ir a ver a los abuelos y jugar jugar jugar.

Para mi la pascua es eso…la experiencia, creo que mis pollos lo que más van a recordar es el cordero de manjar del postre, llenar sus botitas con dulces y galletitas para el viejito, ir a darse la vuelta por la cuadra a ver si es que ven la luz de algún reno,  irse a dormir nerviosos para escuchar si viene el viejito y durante todo diciembre escuchar tooooodos los días los villancicos de Michael Bublé y Luis Miguel que la mamá adora. Ir a la casa del tata, ver como aparecen colgados en el pino juguetes nuevos todas las semanas, la mejor costumbre de mi papá, tiene un pino en el patio que decora con dulces, juguetes, chocolates y una manguera gigante, los niños pasan horas descubriendo nidos de pajaritos y cajitas con hot weells entre sus ramas.

Que linda es la navidad, que lindo es crear recuerdos en nuestros pollos,  me siento responsable de que el día de mañana sus navidades sean fechas alegres sólo por el lindo recuerdo que les he dejado con todas mis tradiciones y festejos, y de que nunca se olviden de que el real festejado es el niño Jesús.

Ustedes, hacen algo especial para estas fiestas?

La palabra que no quiero que usen con mi hijo

 

imagen_blog

Pasan cosas en las vísperas de la Teletón. Nos transformamos en un país solidario, humano, más unido. De alguna forma los chilenos nos transformamos en seres empáticos y generosos y muchas veces compasivos. Ahí es donde me quiero detener. La compasión.

Que de malo puede tener ser compasivo? Se preguntaran…pues nada! pero hay ciertas cosas que me gustaría contarles.

Cuando tienes un hijo discapacitado, andas más alerta. Casi a la defensiva. Tratas de llevar la lucha de tal forma que tu hijo no se de cuenta de que es difícil para ti. Tratas de que tu niño haga la vida lo más normal posible, de exigirle lo mismo que al resto y de potenciar sus habilidades y no sus dificultades. Te vas echando los dolores al hombro para avanzar lo más lejos. Pones los miedos en un saco y alejas el temor al futuro para comenzar a vivir el día a día. Te pones como leona al ver que la gente se le acerca y lo mira con pena, con compasión, pero pena, y generalmente viene esa palabra, que probrablemente viene sin mala intención de la boca de alguien desconocido, pero que te cala en los huesos y hiere en lo más profundo: Pobrecito.

Cuánto dolor causa esa palabra…no se lo pueden imaginar. Es por eso que hoy, el día de la Teletón, les quiero pedir que no usen el pobrecito. Que cambiemos la mirada hacia la discapacidad. Que los pobrecitos se transformen en que valiente, que fuerte, que seco es este niño.

El tener una discapacidad, ya sea física o intelectual, hace que el camino sea por sí muy difícil. Le añade peso a una carga que ya es pesada, pero si cambiamos la mirada, esa misma carga se hace más ligera y fácil de llevar.

Pobrecito es la palabra que prefiero no usen con mi hijo. Él es un niño activo, juguetón, cuiroso y maldadoso. Hace todo lo que hace un niñito de su edad pero de manera distinta. Se encuentra con dificultades y se adapta, se muere de la risa y se las ingenia. Hace feliz a su mamá, a sus hermanos y a todos los que lo rodean.

Si me preguntaran qué decir al ver un niño discapacitado, les diría sin dudarlo “Qué suerte” que suerte tener un niño fuerte. Que suerte tener a un luchador. Que suerte tener a un ingenioso guerrero que adapta su cuerpo para funcionar en un mundo que lo mira con pena.

Espero, con muchísimo temor, que mi niño en el futuro no tenga que enfrentar las miradas de lástima y los murmullos que enfrento yo cuando voy caminando con él en la plaza o el supermercado. Sus murmullos duelen, sus miradas disimuladas destrozan mi corazón. Me queda la tranquilidad de que él en su inocencia no capta estas miradas, y sólo percibe sonrisas y amor.

Si ven a un niño discapacitado y quieren saber algo, pregunten con naturalidad, pero por favor no murmullen, no apunten y no miren con disimulo. Y por favor, por favor, no usen la palabra pobrecito.

La Teletón es lo mejor que tiene Chile. Ayuda a una mirada inclusiva, sin lástima. Entrega rehabilitación a las familias y a los pacientes. Entrega prótesis y contención, entrega salud integral al discapacitado y su entorno. Durante estas 27 horas por favor no nos olvidemos que en cualquier momento, cualquiera de nosotros, así como me pasó a mi, podemos pasar a ser parte de la familia Teletón.

Noviembre: mes de las guaguas prematuros

fullsizerender-1

Este mes es el mes de las guaguas prematuras. Se busca crear conciencia sobre lo que implica nacer en estas condiciones.

En Chile, se estima que cada año nacen alrededor de 240.000 niños. De ellos, cerca de 2% son pequeños que llegan al mundo pesando menos de 1.500 gramos y con una gestación inferior a las 32 semanas. Su nacimiento es el comienzo de un largo recorrido para ellos y sus padres, quienes tendrán que sobrellevar altos y bajos, idealmente con el apoyo de todo el entorno.

Para sensibilizar sobre esta realidad, durante noviembre se celebra en nuestro país el día del Prematuro, fecha especialmente importante para la Asociación de Padres de Prematuros de Chile (ASPREM) , quienes despliegan sus redes para informar y dar contención a las madres que tienen niños prematuros.

 

“Muchas veces los niños están en buenas manos porque tienen a todo el equipo médico mirando y acompañando, sin embargo las madres viven este proceso desde un sitial de espectadoras, generando sentimientos encontrados en las mamás”

Es por esto que en esta fecha, el llamado es a no perderlas de vista: acompañar emocionalmente, informar y ayudarlas a generar lazos con su recién nacido. Cuando un niño es prematuro, toda la familia lo es también.

 

Nacer prematuramente implica nacer antes de las 37 semanas de embarazo, es decir en condiciones inmaduras para vivir fuera del útero materno. Generalmente los bebes prematuros están expuestos a complicaciones cognitivas, neurológicas o motoras. Por esta razón deben permanecer, muchos de ellos, en el servicio de neonatología siendo monitoreados y supervisados constantemente por personal de salud, lejos de sus madres.

 

Cuando un niño nace prematuro nace un niño que necesita de su madre con todos los poros de su cuerpo, sin embargo cuando un niño nace prematuro madre es lo menos que encuentra. Las madres de bebes prematuros lo saben, pueden percibir su angustia y la experimentan en su cuerpo. La exigencia es de moverse en pos de alimentar y tocar brevemente a su hijo. Mientras ambos (bebé y madre) perciben que lo único que necesitan es estar juntos, los cuidados del prematuro requieren monitoreo constante, personal capacitado, lo cual deja casi ningún espacio a la intimidad con la madre que es lo que requiere también. Esta situación genera dificultades emocionales en las madres y vacío en los bebés.

 

¿Qué necesitan entonces las madres de guaguas prematuras?

Espacio para manifestar sus verdaderos sentimientos con las situaciones, contención de parte del grupo cercano, llorar abrazada a quién más la ame y armarse de fuerza para apoyar a su guagua que la necesita más que nunca. Necesita sentirse capaz de cuidar a ese pequeño prematuro y espacio para esto.

Por esta razón las neonatologías cada vez más respetuosas de las necesidades emocionales e informadas del beneficio del contacto piel con piel madre e hijo, van incorporando estas practicas aliviando a madres y a bebés. Las incubadoras son lo menos parecido a los brazos de mamá y debemos entender que al salir de la clínica es probable que necesiten y pidan mucho más de nosotras que lo que pensamos o lo que nuestros otros hijos pidieron.

 

¿Qué hacer? Dar. Dejar que fluyan los sentimientos, no buscar respuestas a procesos naturales que provocaron el parto prematuro, sumergirse emocionalmente en las sensaciones y los instintos que la maternidad nos regala, contactarnos con lo que somos y comprender que nuestro hijo va a necesitar muchas palabras para explicarle lo que sucedió en sus primeros días de vida.

Cuando la madre comprende que siempre nacemos prematuros, que pueden hacer mucho por ellos, que puede confiar en sus propias capacidades y que es positivo expresar sentimientos de pena y pedir lo que necesita, comprende mejor su rol de madre de un niño prematuro.

No es fácil, ni serlo ni ser madre de una guagua prematura, pero agradezcamos a los avances que nos permiten tenerlos/estar en condiciones adecuadas. Ver lo positivo que nos rodea, los avances, las mejores condiciones año a año, nos hace valorar mas la posibilidad de un pequeño, de menos de 37 semanas, que con fortaleza tremenda vence a la muerte desde la incubadora.

 

Celebremos a la vida, celebremos a nuestros prematuros.

Recordemos que Opaline tiene ropa especialmente confeccionada para los bebés prematuros. Tu guagua tendrá toda la suavidad del tamaño perfecto, evitando incomodidades y entradas de frío. Además de mantener todos los colores y estilo precioso típico de los expertos en bebés.

 

Varinia Signorelli C.

Psicóloga Clínica.

 

www.supermadre.net

 

 

¡Me asaltaron!

foto-blog-me-asaltaron

 

Soy fan del persa Bio Bio. No fan de las de ahora que se puso de moda, no, no, no! Yo soy fan de las antiguas, iba los domingos desde que estaba en el colegio, seguí cuando entré a la universidad, de ahí cuando me puse a pololear, recién casada, embarazada, con guaguas portando, después caminando y así en todas las etapas. Fueron naciendo mis niños, seguimos yendo al persa y ellos aprendieron a enamorarse de sus galpones, de los pasillitos, de las miles de sorpresas que guardan sus rincones…en mi familia somos todos Persa Lovers!

Este domingo, que recién pasó, no fue la excepción. Fin de semana largo, relativamente poca gente en Santiago, y los niños estaban pidiendo hace semanas ir al persa. Tenían una platita ahorrada en sus alcancías y querían comprar unos juguetes. Yo por mi parte necesitaba unos libros y unas copas antiguas de cristalerías Yungay y mi marido quería comprar unos discos. Así todos felices partimos.

Franklin, Victor Manuel, Bio Bio…todas calles que he aplanado mil veces buscando tesoros y de repente Paf! siento un tirón en mi mochila. Estaba con una guagua en brazos y con otra de la mano y una señora de pelo largo, negro con algunas canas a mi lado. “Oiga, me está robando” Le dije….Noooo señora, como se le ocurre. Se veía segura, bien arregladita y tranquila. Metí la mano a la mochila sentí mi celular y pensé que a lo mejor no me habían robado. Mi marido, que  estaba con  mi hijo mayor, salió corriendo a perseguir a los acompañantes de la señora pero era complicado. Eramos dos con los 3 niños chicos, asustados y no sabíamos cuantos eran ellos. “Váyase señora, le dije” Total, sabía que no tenía plata en la billetera, solo los documentos y las tarjetas que podía bloquear al instante.

No nos pasó nada, pero la sensación es penca. Mala, pésima. Uno se siente inseguro. Preso de su ciudad. Ya no se puede caminar tranquilo porque piensas que en cada esquina hay alguien que te puede hacer algo.

Cuando contaba la historia, mucha gente me decía “Pero para qué vas al persa con niños chicos” Y por qué no, preguntaba yo? Es injusto! Siento que no nos tenemos por qué privar de las maravillas de nuestra ciudad, y me niego a dejar de ir a pasear al persa por culpa de una manga de delincuentes que se camuflan buscando a personas vulnerables para robar. No pienso nunca dejar de ir al Persa. No pienso dejar de conversar con los vendedores, ni menos comer los manjares deliciosos de los galpones…Me declaro indignada!

El ahorro

 

foto-blog-el-ahorro

Tengo 3 niños chicos chicos chicos…no sé si a usted les pasa pero con tres enanos el estado de cuenta se transforma en una bicicleta contante de plata, plata que entra, se va rapidito y es por eso que me he visto oblidaga a ser el doble de organizada que antes.

Siempre he sido busquilla, buena para los descuentos y tentada con las ropas lindas (quien no se tienta con las tenidas preciosas para los niñitos o esos vestidos bien floripondeados para las niñitas) y es por eso que los descuentos son mis mejores amigos!!

Así que vengo a darles datos! Datos porque viene diciembre y ahí las billeteras tiemblan…creo que es bien dificil que dejen de temblar porque de diciembre a marzo el tiempo pasa rápido y no siempre nos recuperamos!

Preparense para navidad con mis tips:

– Regalos para grupos de hermanos. Me ha resultado super bien hacer un gran regalo (piscina pelopincho, cama saltarina, casita de muñecas, carpita de indio, columpio) y un engañito chiquitito para cada uno.

-Comprar a emprendedores: Hay mil quinientos datos. Hace poco descubrí la tienda Juega Pulpito en internet, que agrupan a muchos emprendedores chilenos que tienen juguetes entretenidos y educativos desde lo lúdico.

–  Aprovechar las cyber ofertas: Cyber monday, black friday, cyber sale, todo sirve! Sobre todo cuando son los regalos más grandes

– Planificar los descuentos especiales: Soy de las que hacen listas, así que tengo muy anotado qué día hay descuento en las tiendas a las que más recurro y compro según la rebaja. Si es Opaline, aprovecho los 2 x, o los descuentos el día de los abuelos.

Cómo lo hacen ustedes para ahorrar? Algo en especial? Les parece si compartimos datos?

 

Las Panties de mi guagua

 

foto-blog-las-panties-de-mi-guagua

 

Entre tanta ropa linda y tierna que existe no podemos olvidar lo esencial: los básicos para las guaguas. Esa ropa que nos ayudan en el día a día y la que realmente cumple la función de proteger y cuidar.

¿Cuáles son mis básicos? Mitones, gorrito, camiseta (de esas chambritas, que son por lejos mis favoritas) y las benditas panties. ¡Digo benditas porque pucha que son útiles! Calentitas, suaves, creo que son por lejos el mejor mejor invento para las guaguas. De ahí cuando son personitas más grandes, me cambio siempre a las panties de lana, porque las de algodón como que se les caen…me cambiaba debería decir porque con mi tercera guagua todo fue distinto.  Siempre a los 6 meses hace el primer gran guardado de ropa a la bodega y las panties se iban con el famoso “ ajuar”…ahora fue distinto.

Les he contado de mi Josepe. Mi tercer hijo que nació con una malformación en la manito, que hizo que nos ajustáramos a sus requerimientos para que finalmente pueda hacer lo que el quiera pero de manera diferente. Parte de ese hacer lo que el quiera es el usar una prótesis de mano, de la que personalmente no soy tan fan, pero la acepto, porque entiendo que el que la use ahora es la única manera de que de grande pueda elegir con libertad si la va a tener o no.  Para el uso de la prótesis, es necesario proteger el muñón, y ahí entra a jugar la panty Opaline…

Adivinen ustedes cuál fue la recomendación de la protesista y la fisiatra al momento de entregarnos la prótesis…justamente nuestra querida panty! Si, los especialistas me recomendaron cubrir su muñoncito con la panty y de ahí ponerle la prótesis. Es así como esta madre que les escribe pasó a cortar las patitas de todas las panties que josepe dejara de usar. Cortar, coser, usar. Así nos vamos con las panties. Buscando por todos lados, cortando y reciclando. Gracias panty opaline por cuidar al muñón más rico del mundo: La manito chica de mi josepe.

 

 

imagen_blogA más de alguna le habrá pasado. Tuve a mi guagua 20 días con diarrea…sí 20 días, 3 fines de semana completos, un sin fin de panoramas embarrados (por no usar la frase en buen chileno que estás pensando en este momento) y una cantidad de rollos que me pasé infinitos. Pensé que tenía desde las enfermedades más catastróficas hasta un virus.

Fue en esa desesperación (y en esos 4 cambios de ropa diarios) que reparé en un detalle. Todos los bodies Opaline tienen la parte de la cabecita con un especie de apertura extra que nunca, con ninguno de mis hijos anteriores, había significado alguna utilidad…hasta ahora.

 

Fíjense ustedes (y esto a modo de dato) que descubrí que esa apertura es para sacarle el body hacia abajo, sin correr el riesgo de que todo lo que “sobresalía” del pañal ensuciara más a mi guagua.

 

Sentí casi que descubría la pólvora! El mejor invento de la historia del mundo! Permitiía que la suciedad del pañal no se esparciera a la guatita, a la espalda, a los hombros y a que además su cabecita no quedara con restos y aunque igual lo metía bajo el chorro el agua cada vez que lo mudaba, al menos el cambio de ropa no era 4 veces al día, si no que sólo body.

 

La utilidad es gigante. Se saca un bracito, luego el otro y listo! Body afuera, guagua limpia y potito listo para ser lavado.

 

Sinceramente no sé cómo en cinco años de madre nunca, pero nunca me pregunté en la utilidad de esos pliegues en los bodies!

 

El origen de la enfermedad nunca lo supe, lo que sí aprendí es que los genios inventores de los bodies de guagua eran cerebros adelantados!   

Un dato útil, cortito y que espero les tanto como a mi!

Nuestro hijo mayor

188442_10200206986110126_24574166_n

Es verdad que queremos a todos nuestros hijos, pero eso de querer a todos por igual es imposible. Es imposible porque son personas distintas y nosotras, fundamentalmente, somos distintas madres (por los distintos momentos) con cada uno. No quiere decir que tengamos hijos favoritos o queramos más a uno que a otros, aunque a algunas a veces les pase.

Quiere decir que solamente los queremos distinto, a cada uno por lo que es, por lo que entrega, por lo que necesita y fundamentalmente por el momento que vino a llenar en nuestras vidas.
Nuestros hijos mayores y nosotras tenemos una conexión única que solo el tiempo nos ha dado. Una conexión que permite sintonizarnos para ambos lados.
Nuestros hijos mayores conocieron a la mamá en pañales, esa asustada, esa con la torpeza y la dulzura de quién hace por primera vez.
Nuestros hijos mayores fueron al pediatra y a la urgencia, durante su primer año de vida, seguramente más veces que nosotras en toda nuestra vida: sin tener ninguna enfermedad crónica, por cierto.

Nuestros hijos mayores se llevaron lo mejor de nuestra poca flexibilidad: algunos no prueban azúcar, sal ni alimentos elaborados fuera hasta los 3 años. No ven televisión hasta los 4, son mega estimulados y hacemos lo imposible porque vayan adquiriendo los hitos del desarrollo tal como dice el manual.

Nuestros hijos mayores tienen de madre a la del libro de moda, esa que dice cómo actuar frente a distintos momentos, mientras no creemos tanto en nuestro instinto porque el manual es como debe ser.
Nuestros hijos mayores no han perdonado por el punto anterior y por muchas otras cosas, conocen nuestra vida porque es parte de la de ellos, porque es toda su vida la tuya y guarda secretos de conversaciones y miradas que no pasaron desapercibidas. Nuestros hijos mayores creen que no sabemos que lo sabe todo.

Nuestros hijos mayores saben lo que nos pasa con solo mirarnos, un solo scanneo de la situación nos descubre y se anteponen. Así como nosotros los leemos a ellos y deberíamos anteponernos, ellos nos perciben y nos lo dicen.
Nuestros hijos mayores son sabios como abuela y nos enseñan todos los días.

Nuestros hijos mayores nos ayudan a entender a sus hermanos pequeños, ellos han hecho que los hermanos tengan una mamá más relajada, genuina, torpe y menos perfecta. Que no lee libros ni columnas para saber qué hacer.

Nuestros hijos mayores ganaron hermanos y una madre más normal, que solo juega a ser Supermadre, pero que es todo lo desastre que somos las madres verdaderas.

Varinia Signorelli

www.supermadre.net